Cómo limpiar pelotas de tenis

En el tenis profesional, las pelotas de tenis perfectamente decentes se producen, usan y desechan en grandes volúmenes y en muy poco tiempo. Para cumplir con los estándares de la industria, las pelotas deben estar en perfectas condiciones, ya que la más mínima desviación o deformidad en su curvatura podría llevar a perder un set, partido o incluso un torneo importante. Las pelotas de tenis se ensucian bastante después de un uso frecuente y, sin embargo, siempre se espera que estén en perfectas condiciones, especialmente durante los eventos televisados ​​de alto nivel. A nivel de competición, las bolas se cambian después de cada tercer o cuarto juego, y un Torneo de Grand Slam utiliza hasta 5000 bolas.

Los jugadores aficionados también tienden a ver las pelotas de tenis como artículos descartables a corto plazo. Después de todo, no son demasiado caros. Sin embargo, una vez que comience a hacer números, se dará cuenta de que la cantidad de bolas que usa en un año se suma. Manteniendo tus pelotas de tenis en buen estado, estarás ahorrando una pequeña fortuna.

Esa no es la única ventaja de mantener tus pelotas de tenis correctamente. Cada año se fabrican 300 millones de pelotas de tenis, 125 millones de las cuales se utilizan solo en los Estados Unidos. Desafortunadamente, muchos de ellos terminan en basureros, donde se descomponen muy lentamente, produciendo gas metano contaminante. Al mantener sus pelotas de tenis en buen estado para una vida útil más larga, también estará contribuyendo con el medio ambiente.

Cuando se juega tenis a nivel amateur, las pelotas de tenis son mucho más fáciles de mantener, ya que no están sujetas a las mismas tensiones y fuerzas que en el campo profesional. No importa qué tipo de juego esté jugando, sin embargo, las pelotas se ensuciarán más y más con cada partido, especialmente cuando se juega en una cancha de tenis al aire libre, hasta el punto de que puede pensar que ya no vale la pena conservarlas. Esto también es cierto para las muchas pelotas que terminan siendo recicladas como juguetes para mascotas que parecen nada más que una bola viscosa de gérmenes.

Al seguir estos métodos a continuación, podrá limpiar sus pelotas de tenis y hacer que se vean como nuevas sin afectar su juego o la salud de su mascota.

Lavar a mano tus pelotas de tenis

El primer enfoque para limpiar su pelota de tenis es el más sencillo: nada mejor que una buena sesión de lavado de manos.

Comience colocando las bolas bajo el grifo una por una y enjuagándolas bien. Concentre la presión del agua en cualquier parche rebelde de suciedad residual y, por lo general, encontrará que puede eliminarlo con la ayuda de un pequeño masaje suave.

Llene un balde o fregadero con agua tibia. Asegúrate de que el agua no esté demasiado caliente, para no quemarte las manos al sumergirlas. La cantidad de agua dependerá de la cantidad de bolas que lavarás al mismo tiempo, para dejar suficiente espacio para maniobrarlas. Si las bolas están muy sucias, solo lava una o dos a la vez. Agregue un poco de líquido de hadas o detergente para ropa; unas pocas gotas por bola deberían ser suficientes, pero puede agregar más si es necesario. Estos detergentes son lo suficientemente suaves para ayudar a eliminar la suciedad sin dañar la superficie y la textura de la pelota. Si la pelota que estás lavando es el juguete de tu mascota, puedes usar vinagre en su lugar, que es completamente apto para mascotas.

Ahora es el momento de ensuciarse las manos: mete las manos en el agua, toma una pelota y comienza a frotarla con los pulgares para eliminar la suciedad profunda, luego pasa a la siguiente. Una vez que hayas quitado la suciedad, deja que las bolas se remojen durante unos minutos (alrededor de 5 minutos por bola; 8 si están muy sucias).

Saca las bolas del agua y sécalas con un paño. La textura áspera de la tela ayudará a eliminar cualquier resto de suciedad de la pelota mientras se seca. Puede finalizar el proceso de secado colocándolos al sol. También puedes colocarlos en la secadora en un programa de baja temperatura, aunque esto es menos recomendable.

Limpiar tus pelotas de tenis usando una lavadora

Según el primer método, enjuague las pelotas de tenis bajo el grifo y asegúrese de eliminar la suciedad superficial. A veces, pequeños fragmentos se adhieren a la superficie de la pelota cuando se juega sobre asfalto o grava; Si juega con frecuencia en este tipo de terrenos, es posible que desee reconsiderar la limpieza en su lavadora para evitar daños.

Lavar pelotas de tenis en una lavadora puede ser un poco complicado ya que no estás manejando todo el proceso manualmente. Las bolas pueden verse afectadas por varios aspectos, a saber, las temperaturas y el centrifugado, que pueden deformar las bolas sin posibilidad de reparación. Por lo tanto, es muy importante utilizar un programa de lavado en frío sin ciclo de centrifugado. Por lo demás, es como hacer tu colada diaria; use la misma cantidad de detergente para ropa que usaría normalmente para una pequeña carga de ropa e inicie el programa.

Una vez que la lavadora ha hecho su magia, puedes secar las pelotas exponiéndolas al sol o usando un secador de pelo a baja temperatura y a distancia, para no dañar la superficie de la pelota.

Usar Kleenball

Si no te convence ninguna de las opciones anteriores, siempre puedes utilizar “Kleenball”, el primer limpiador de pelotas de tenis patentado. Creado en 1905, Kleenball es una herramienta en forma de huevo, con una carcasa exterior de madera y una abertura en el medio que divide las dos piezas. El interior está equipado con cepillos de limpieza y revitalización de bolas de cerdas. Para limpiar tu pelota de tenis con Kleenball, simplemente inserta la pelota, cierra la herramienta y usa tus manos para mover ambas piezas en un movimiento circular, dejando que los robustos cepillos hagan su trabajo. Sin embargo, no será fácil conseguir uno de estos; solo hay unos pocos repartidos por todo el mundo y solo se pueden encontrar a través de subastas en línea y alguna que otra tienda de antigüedades, con precios que oscilan entre las 200 y las 300 libras.